Psicogenealogía y el Estudio del Transgeneracional

 

¿Qué es la Psicogenealogía y el Estudio del Transgeneracional?

Psicogenealogía y el Estudio del Transgeneracional

  

La psicogenealogía es un lenguaje de precisión matemática, un sistema de repeticiones con fechas, enfermedades, muertes, situaciones, nombres: mapas neurológicos que se recorren y transmiten de generación en generación. Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol familiar y eso se manifiesta en nosotros como experiencias de sufrimientos, enfermedades y en definitiva llevándonos a no realizar nuestros sueños.

Muchas veces, de manera inconsciente, buscamos conectarnos con nuestros ancestros siguiendo sus pasos sin saberlo. Por tanto, conociendo nuestros ancestros, adquirimos una identidad más individual al dejar de repetir patrones inconscientes.

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite de generación en generación para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores. Es todo aquello relacionado con las memorias familiares. El denominador común es ¿qué vamos a esconder en el clan? El objetivo del análisis transgeneracional es poder poner en nuestra consciencia la historia de la familia, comprenderla y poder comprender el rol, al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. De esta forma estamos también invitados a resolver situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar.

Los condicionamientos emocionales y de conducta vividos como experiencia y grabados por nuestros ancestros, nuestro linaje, en nuestro inconsciente personal, determinan nuestra postura frente a la vida, frente a las situaciones que nos ocurren día a día y conducen nuestras acciones a repeticiones de patrones, a veces dolorosos, en los distintos ámbitos personales. El análisis psicogenealógico del propio árbol familiar, devela las causas originales que desencadenaron esos patrones. Su visión y comprensión ya de por si resulta sanadora pero hay que dar un paso más hacia la superación y desprogramación de esas hirientes rutinas que nos privan de vivir la vida que queremos vivir en plenitud y conciencia.

La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden al sujeto autorrealizarse, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie su árbol genealógico.

Está claro que las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de nuestra psique como individuos, así como la relación de nuestros padres con sus padres y de éstos con sus propios padres. Cualquier situación vivida como impacto emocional queda grabada en la psique familiar por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado, e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

El árbol familiar está vivo dentro de cada uno y es el mayor tesoro que se puede tener, pues al estudiarlo, da la posibilidad de vivir desarrollando la conciencia del “para qué” me pasa lo que me pasa, “para qué” estoy con quien estoy, “para qué” sufro lo que sufro. El inconsciente familiar existe. Al tomar conciencia de esas “cargas” que el árbol ha ido generando, se liberan y ya no tienen más necesidad de repetirse como patrón o enfermedad en generaciones posteriores.

¿Cómo se transmite esta información a lo largo de las generaciones? Nuestro cerebro consciente capta y procesa entre el 3 y 5 % de lo que escuchamos, vemos, sentimos y percibimos con lenguaje verbal y con el lenguaje no verbal propio de cada familia, hecho de miradas, silencios y gestos. El otro 95-97% es captado por el inconsciente y va generando grupos de juicios y creencias o culpas según lo que se perciba como “bueno-“malo”, “correcto” - “incorrecto”. La epigenética conductual, el entrelazamiento cuántico y la teoría de los campos morfogenéticos son sólo algunos de los estudios que han demostrado cómo cada partícula está conectada con el todo y que cuando una partícula A recibe una información, automáticamente se afecta la partícula B aunque estén separadas. Así lo que ha afectado como experiencia de vida a un ancestro (“partícula A”) con el que yo tengo afinidad (según la psicogenealogía) yo siendo el individuo (“partícula B”) estaré afectado, aunque nunca nos hayamos conocido. Cuando se desentrañan los secretos subliminales del árbol familiar, las fechas de nacimientos, enfermedades, muertes o matrimonios, aparecen con sorprendentes correspondencias y afinidades o ciclos que se repiten. Si somos capaces de transformar nuestro mito familiar, también cambia nuestro Universo.

La Epigenética ha demostrado que las células tienen memoria y que aquello que han sufrido mis antepasados queda grabado en el ADN, en el inconsciente biológico. Los genes son afectados y cambian para adaptarse al ambiente que perciben, sea éste el ambiente físico o emocional. Así que hay herencia epigenética que engloba a los mecanismos de herencia no genéticos.

Nosotros somos nuestra familia completa, andamos acarreando a nuestros ancestros, tenemos en nuestra espalda su historia, y esa historia está viva y se manifiesta en distintas circunstancias, edades y generaciones.

El árbol familiar nos condiciona de todas las maneras imaginables. Influye en todo: hay tanto que desconocemos de nuestra familia que eso inconscientemente se mueve detrás del escenario racional y nos conduce por la vida. Nos conduce por lo que llamamos el destino familiar: Nos influye en el plano material: (económico, laboral, salud-enfermedad) en el plano emocional: (relaciones de pareja, hijos, amigos…) en el plano sexual creativo, en el plano intelectual, en fin, en todo porque venimos de un árbol, como hijos somos fruto de ese destino familiar y luego vamos reproduciendo lo mismo de forma inconsciente.

Cuando sanamos el árbol familiar, sanando aquello que quiero sanar en mí para realizarme como lo que soy auténticamente, es cuando se construye el destino personal.


 

 
 
 
También puede interesarte:
 

Síguenos en Facebook

 
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -