Image
Image

  

La Sombra y el Espejo:
 

El concepto de la sombra los debemos al psicólogo Carl Gustav Jung, que nos dice frases como: “Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino”. Lo que nos quiere decir es que tenemos que investigar en la oscuridad de nuestro inconsciente puesto que la sombra la estamos manifestando siempre.

En el espejo proyecto mi luz y mi sombra. Cuando proyectamos nuestra sombra en los demás, ésta se manifiesta cuando aquello que vemos en los demás nos molesta muchísimo, de una manera desmesurada y sobre todo en cosas de escasa importancia.


La luz se proyecta en los demás cuando admiramos cualidades de otros que creemos que nosotros no tenemos, si lo admiramos es porque interiormente lo tenemos, sólo que no nos hemos dado cuenta o no lo hemos sacado a la superficie de la conciencia.


Generalmente lo que podremos ver en las otras personas serán esas “creencias inconscientes” acerca de nosotros mismo. Esas cosas que negaremos fervientemente si alguien nos pregunta. Si inconscientemente te crees una persona sin autoestima, por resonancia, te relacionarás con múltiples personas que no te valorarán los suficiente. Te puede pasar de forma negativa y de forma positiva también.

Esa es la belleza de este proceso. Se manifestarán en nuestra vida tanto nuestra luz, nuestra belleza interior, como nuestra sombra más profunda. Nuestros miedos, traumas y heridas emocionales. Debemos entender que todo lo que ocurre en nuestra vida es un reflejo o proyección de nuestro inconsciente, y que todo está relacionado con nosotros mismos. Ya es hora de dejar de culpar a los demás y de tomar consciencia y responsabilidad de nuestra vida.

Cuando te encuentras en situaciones o momentos difíciles debes preguntarte qué está tratando tu inconsciente que veas. Qué hay en la persona que está frente a ti, o en la situación que estás viviendo, qué "deberías" hacer consciente. En otras palabras hacerte la pregunta de oro: ¿para qué me ocurre esto que me ocurre? Quizás te molesta mucho la gente tacaña, porque en el fondo no quieres admitir que tú también eres un poco avaro contigo mismo o con los demás…

¿Cómo conocer nuestra sombra?


Las relaciones son el mejor sistema para conocernos a nosotros mismos ya que nos relacionamos con nosotros a través de los demás.

Una forma de ver nuestra sombra es a través de los excesos:


–Sentimientos exagerados contra los demás
–Acciones impulsivas o inadvertidas
–Sentirse humillado
–Relaciones en las que provocamos el mismo efecto desestabilizador a diferentes personas.
–Enfados desproporcionados
–La atracción a lo morboso, accidentes, noticias malas.

Cada vez que respondemos a favor o en contra de alguna cosa y nos mantenemos rígidos e inflexibles, es muy posible pensar que nos adentramos en el territorio de la sombra.

Históricamente el hombre y la mujer han acumulado en sus arquetipos muchas memorias de dolor, represión, violencia, sufrimiento, abusos, etc.

La mujer y su sombra:


El arquetipo de la mujer tiene sobre sus espaldas memorias de dolor, sufrimientos, abusos, violaciones. Su útero contiene memorias ancestrales de dolores silenciosos. Cuando las mujeres no se aman a sí mismas atraen precisamente esto, hombres que no se aman a sí mismos. Todo ello se traduce en adicción, desconfianzas y violencia. La violencia de género es el resultado de memorias ancestrales no sanadas. Los celos, las adicciones emocionales, la violencia de cualquier tipo tiene que ver con esto.


El hombre y su sombra:


El hombre lleva muchas memorias de dolor profundo, y además fue educado para no expresar sus sentimientos. Esto aflora en forma de violencia. Hemos sido guerreros, soldados (llorar es de niñas). El arquetipo del hombre arrastra profundas heridas en el corazón. El despertar de su parte femenina es una necesidad imperiosa.

La violencia es la salida de la sombra masculina. El hombre tiene que desarrollar la energía femenina, de esa forma libera frustración y sombra. Esto es ponerse en armonía. El hombre trabaja su energía femenina al expresar emociones y la mujer la energía masculina al tomar decisiones y ponerse en su sitio ya que durante mucho tiempo ha estado sometida.

Espejos prácticos en nuestras vidas:

-El espejo directo: En él vemos reflejadas nuestras creencias en tiempo real. Un ejemplo puede ser cuando alguien nos molesta de una manera exagerada según nuestra percepción.

–El espejo de nuestros juicios: Es uno de los más reveladores ya que todo aquello que juzgamos como “malo” o “improcedente” reaparecerá de diferentes formas en nuestras vidas hasta que dejemos de juzgarlo. Nuestros juicios son el imán que atrae situaciones para que las vivamos.

–El espejo de nuestro árbol genealógico: Vivimos experiencias y relaciones que tienen que ver con nuestros ancestros. Su función es liberar el inconsciente colectivo familiar.

–El espejo de nuestro mayor bien: Acostumbramos a ser nuestros mayores críticos. Cuando somos capaces de hacer conscientemente estas críticas y cambiarlas, entonces empezamos a ser compasivos con nosotros mismos y así lo podemos ser con los demás. Aprender a ser flexible conmigo mismo, me permite ser flexible con los demás.

–El espejo de nuestras situaciones diarias.

–El espejo de nuestra “noche oscura del alma”: Situaciones muy exageradas donde nuestro mundo se precipita en el caos y surgen nuestros mayores miedos. Cuando salimos de él, somos personas diferentes. Despierta una fuerza en tí que es tu gran aliado.


La solución:


Lo que no hay que hacer es luchar contra el opuesto. Esta es la cosa más tonta que se puede hacer. La sanación siempre es integración. La integración de los opuestos es lo que te da la fuerza necesaria para alcanzar cualquier cosa. Por eso la curación siempre es integrar, no separar. Si estamos juntos es para algo. ¿Qué te reflejo yo, qué me reflejas tú? ¿Qué debo aprender yo, qué debes aprender tú?


La solución es siempre la integración, la lucha contra mi espejo (mi sombra proyectada) siempre refuerza a ésta y siempre perderé. Recuerda: “Lo que resistes, persiste”. La pérdida es la enfermedad y el sufrimiento.

 

Pablo Buol & Gabriela Andretta


Diplomado con Certificación en BioNeuroCoaching:

 

Hemos diseñado un programa innovador, único en su categoría y a precios muy accesibles, en el cual incorporamos la Biodescodificación, BioNeuroEmoción®, Programación NeuroLingüística y el Coaching Ontológico.

Nuestra Certificación es de muy alta calidad y consta de 3 niveles, que se realizan en modalidad virtual, y un taller presencial de 3 días. Cada nivel está compuesto por 3 módulos con una parte teórica y una parte práctica. La parte práctica debe entregarse a los entrenadores quienes darán seguimiento a tu formación, resolverán dudas y tendrán un trato personalizado a través del aula virtual.

El taller presencial lo puedes realizar en cualquier momento y en distintos países en donde lo ofrecemos. Este taller presencial es obligatorio para obtener tu certificación.

Una vez que hayas completados los 3 niveles de estudio con sus respectivas tareas e informes, y el taller presencial, donde harás muchas prácticas con los modelos de aplicación y el método RENACER, entonces tendrás tu certificación internacional. Esta certificación tiene el respaldo de la Escuela de Coaching Cocrear Internacional y está avalada por la Federación Latinoamericana de Profesionales de Coaching Ontológico (www.flapco.org ). Allí aparecerán tus datos como coach certificado y cualquiera que busque un BioNeurocoach te podrá ubicar ahí.

Puedes ver la información completa del diplomado, fechas, precios, programa analítico y formas de pago en http://bioneurocoaching.org/bioneurocoaching.html  . En la misma página puedes realizar tu inscripción a través de nuestro pago seguro.


Quedamos a tu disposición para cualquier consulta.

 
 
 
También puede interesarte:
 

Síguenos en Facebook

 
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -